Menu

Cómo llevar una vida libre de estrés

Estrés

Para nadie es un secreto que vivimos en mundo estresante. Según los médicos, el estrés es la causa de diferentes enfermedades, encuestas han arrojado que un tercio de la población mundial experimenta mucha preocupación y estrés.

Estrés

El estrés en sí mismo no siempre es negativo

El estrés es una respuesta fisiológica interna que se activa en situaciones de emergencia, peligro o amenaza, real o percibida. Algunas veces, nos activa a trabajar rápidamente mientras estamos bajo presión, y nos impulsa a dar lo mejor de nosotros.

Sin embargo, ceder ante el continúo estrés terminará dominándonos e influyendo negativamente en nuestras vidas, y en las personas que están a nuestro alrededor. Si no manejamos la situación que la causa como: la ansiedad, el miedo, expectativas poco realistas, responsabilidades excesivas, problemas familiares, presiones en el trabajo, falta de sueño, problemas financieros, enfermedades, entre otras; el estrés dejará de ser algo ocasional para convertirse recurrente en nuestro día a día, capaz de apoderarse completamente de nosotros.

Controlando y venciendo el estrés

Dios no quiere que vivamos estresados, ansiosos ni preocupados. Necesitamos confiar en Aquél que creo el cielo y la tierra y que tiene en control todas las cosas; quien tiene planes de bienestar y no de calamidad para nuestras vidas. Entonces, ¿Por qué estresarse?, ¿Por qué no planificar en función de lo que puedo hacer?, ¿Por qué extralimitarme en mis tareas?, si eso al final no trae mayores resultados al contrario nos deja agotados física, mental y espiritualmente.

Cuando reconocemos que padecemos de un estrés muy frecuente que puede llegar a afectar nuestra salud, lo mejor es reconocer la causa y aceptar que solos no podemos que tenemos un límite en nuestra capacidad humana. Necesitamos buscar en Jesús paz, gozo y esperanza creyendo con fe en que actuará en nuestra vida.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4: 6-7

Con este maravilloso texto puedes hacer una hermosa oración si consideras que algo te está robando la paz  o afectando tu tranquilidad, dile:

Señor Jesús, hoy renuncio a todo afán y estrés en mi vida, coloco ante de ti todo problema, dificultad o situación, ruego que quites todo aquello que me distrae y no me permite vivir la vida como tú la quieres que la viva, te doy gracias porque sé que tienes control absoluto de mi vida y tu perfecta paz que sobrepasa todo entendimiento guardará mi corazón y mis pensamientos de la ansiedad, el estrés y la preocupación ¡Amén!

Por Rossmary Valladares

http://www.instagram/altar7

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad