Menu

La notable cultura de innovación de Israel

Israel, un pequeño país con muy pocos recursos naturales, ha desarrollado una notable cultura de innovación que es la envidia del resto de las naciones.

Gracias a sus avances tecnológicos, Israel está ayudando a alimentar a los hambrientos, haciendo florecer el desierto y curando a los enfermos, entre otros logros. Como resultado, Israel ha producido más startups que Canadá, India, Japón, Corea del Sur y Gran Bretaña juntos.

Jack Ma, el fundador del grupo chino de comercio electrónico Alibaba Group, confirmó esto cuando, en una conferencia en Tel Aviv el mes pasado, aseguró: “En Israel, la innovación está en todas partes, como el agua y los alimentos, es muy natural”.

Avi Jorisch, un empresario con un interés especial en Israel y el Medio Oriente, explora esta dimensión creativa del desarrollo de Israel en su libro Innovarás: cómo la ingenuidad israelí repara el mundo, una investigación de sus contribuciones en una serie de campos. “El éxito innovador de Israel se deriva de una serie de factores, incluida la creación de una cultura que alienta a sus ciudadanos a desafiar a la autoridad, a hacer la siguiente pregunta y a desafiar lo obvio”, escribe. “Varios factores, como el descaro, el servicio militar obligatorio, las universidades de renombre, el gran gobierno inteligente, la escasez de recursos naturales y la diversidad se unen como características nacionales para explicar cómo el pequeño Israel se convirtió en una potencia tecnológica”.

Uno de los mayores regalos de Israel a la humanidad es el riego por goteo, que revolucionó la agricultura en zonas áridas.

Su inventor, el experto en agua Simcha Blass, trabajó mano a mano con Kibbutz Hatzerim, una comuna socialista en el desierto del Negev, para refinar el sistema que conserva el agua y los fertilizantes y aumenta los rendimientos de los cultivos.

Los goteros fueron fabricados por Netafim, una compañía establecida por el kibutz en liga con Blass en 1966. Una vez que Netafim se convirtió en un comercialmente viable, Blass solicitó una patente para proteger su propiedad intelectual. A principios de la década de 1970, vendió todos sus derechos a Netafim por una gran suma de dinero.

“Hoy, Netafim está desempeñando un papel clave en la alimentación de personas desnutridas crónicas y en el desarrollo de más cultivos. La compañía ayuda a los agricultores, cooperativas y gobiernos a conservar más agua para el mayor beneficio de todos”, explica orgulloso Blass. El sistema se ha vendido en 110 países, incluidos los que no tienen relaciones diplomáticas con Israel.

Shlomo Navarro, un experto en almacenamiento de alimentos, desarrolló el Grain Cocoon, una bolsa herméticamente sellada que ha evitado la hambruna en todo el Tercer Mundo. Compuesta por cloruro de polivinilo, un material fuerte que no se rasga fácilmente y mata insectos, la bolsa puede contener de cinco a 300 toneladas de arroz, granos, especias y legumbres.

Muchos agricultores en África y Asia todavía usan bolsas de arpillera para almacenar sus cultivos, pero estas bolsas pueden infiltrarse por insectos, roedores y otras plagas, lo que ocasiona la pérdida de aproximadamente 1,3 mil millones de toneladas de alimentos por año. El Grain Cocoon, que se introdujo oficialmente a principios de la década de 1990, resuelve este problema. La empresa de Navarro, GrainPro, ha vendido millones de sus unidades en el mundo en desarrollo.

Los calentadores de agua de paneles solares son omnipresentes en Israel. Pero antes de que apareciera el físico e ingeniero Harry Zvi Tabor, Israel tenía un problema. El combustible escaseaba y los apagones eran tan comunes que el gobierno prohibió el calentamiento del agua entre las 10 pm y las 6 am. Israel necesitaba una fuente de energía barata y confiable para atender a su creciente población y así surgió el calentador de agua solar.

La invención de Tabor se encontró con resistencia al principio. Pero después de la crisis energética de 1973, provocada por la guerra de Yom Kippur, las cosas cambiaron. En 1976, la Knesset aprobó una legislación que exige que todos los edificios construidos en Israel después de 1980 tengan colectores solares de agua. Esta ley ha ahorrado millones de dólares. De acuerdo con el libro de Jorisch, Hoy en día, aproximadamente el 90 por ciento de todos los hogares en Israel utilizan el invento de Tabor, y muchos edificios están completamente alimentados por energía solar.

La PillCam, una cámara ingerible con un transmisor de radio del tamaño de una multivitamina, ha revolucionado la medicina. La creación de Gavriel Iddan permite a los médicos realizar exámenes del colon y del intestino delgado de una manera mucho más completa que los métodos tradicionales. También es más cómodo para los pacientes que los endoscopios.

“Hoy en día, la cámara ingerible es la forma más común de realizar una endoscopia”, escribe Jorisch. “Y aunque ahora hay competidores, PillCam controla el 90 por ciento de la cuota de mercado. Más de dos millones de pacientes han ingerido un dispositivoPillCam desde 1998, y más de cinco mil instalaciones médicas en más de setenta y cinco países lo están utilizando”, agrega.

Inventado por el médico Bernard Ben- Natan, el vendaje de emergencia es otro de los grandes inventos israelíes. A diferencia de los vendajes tradicionales, esta almohadilla estéril viene con un manillar que puede proporcionar hasta 30 libras de presión para detener el sangrado. Aplicado a la congresista estadounidense Gabrielle Giffords después de que recibió un disparo en la cabeza en 2011, le salvó la vida. Desde entonces, el vendaje de emergencia fue comprado por las fuerzas armadas israelíes, británicas y australianas, y se ha utilizado en Irak y Afganistán.

Fuente: Unidos por Israel

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad

error: ¿Preguntas info@altar7.com?