Menu

Investigadores israelíes avanzaron en un medicamento para los casos de cáncer de páncreas

Investigadores del Centro Médico Sheba de Israel, en Tel Hashomer, confirmaron que se avanzó en la elaboración de un medicamento dirigido a la terapia contra el cáncer que desarrollaron en forma conjunta con los gigantes farmacéuticos AstraZeneca y Merck & Co. Inc.

La medicina ofrece una «esperanza potencial» para los pacientes con un tipo específico de cáncer pancreático, ya que retrasa la progresión de la enfermedad.

La doctora Talia Golan, directora del Centro de Cáncer de Páncreas del Centro Médico Sheba, ha realizado investigaciones y ensayos clínicos con AstraZeneca y MSD, como se llama a Merck fuera de los EE. UU., para evaluar la seguridad y probar la eficacia de un nuevo régimen de tratamiento farmacológico basado en Lynparza o olaprib.

Las tabletas son un inhibidor farmacológico de la enzima poli (ADP-ribosa) polimerasa, o PARP. Los inhibidores de PARP son un grupo de medicamentos que inhiben la enzima. Fueron desarrollados para varias indicaciones, pero lo más importante para el tratamiento del cáncer, ya que varias formas de cáncer son más dependientes para su desarrollo de la enzima que las células normales. Esto hace de PARP un objetivo atractivo para la terapia del cáncer.

El estudio, llamado POLO, se realizó con 154 pacientes con cáncer de páncreas metastásico que portaban las mutaciones genéticas BRCA 1 y BRCA 2. Los pacientes con estas mutaciones «conforman un pequeño subgrupo de pacientes con cáncer de páncreas metastásico», dijeron los investigadores en su estudio. Golan dijo en una entrevista que este subgrupo representa entre el seis y el siete por ciento de los pacientes con cáncer de páncreas metastásico.

Los resultados del estudio aleatorizado de fase III, doble ciego con un grupo de control con placebo se publicarán en julio en el New England Journal of Medicine, dijeron los socios.

«El ensayo POLO que utiliza el medicamento Lynparza ofrece una esperanza potencial para aquellos que sufren de cáncer de páncreas metastásico y tienen una mutación BRCA», dijo Golan en el comunicado. «Este tratamiento también ejemplifica el advenimiento de la ‘medicina de precisión’ basada en un biomarcador genético específico, BRCA 1 y 2», puntualizó.

En el estudio, los pacientes fueron asignados al azar para obtener los comprimidos, a una dosis de 300 miligramos dos veces al día, o un placebo.

Sin embargo, aunque se observó que el medicamento desaceleraba la progresión de la enfermedad, un análisis interino no mostró «ninguna diferencia» en la supervivencia general entre los que tomaron el medicamento y el grupo placebo, una mediana de 18.9 meses versus 18.1 meses, según el estudio.

De acuerdo a lo consignado por The Times of Israel, el cáncer pancreático es el 12º cáncer más común en el mundo, con 458,918 casos nuevos solo en 2018. Es la cuarta causa de muerte por cáncer y representa el 7% de todas las muertes por cáncer, según Cancer.Net.

La tasa de supervivencia a cinco años para las personas con cáncer de páncreas es del 9%. El cáncer a menudo es difícil de diagnosticar, ya que no hay formas específicas de detectar la enfermedad, lo que significa que a menudo se encuentra en etapas posteriores, cuando se ha diseminado.

Para el 52% de las personas diagnosticadas después de que el cáncer se ha diseminado, la tasa de supervivencia a 5 años es del 3%, dice Cancer.Net.

«Cuando vimos que los resultados eran positivos, fue un momento excepcional y fenomenal», dijo Golan en una entrevista. «Para el campo es una cosa enorme», sostuvo.

Añadió que este es el primer estudio de biomarcadores de Fase 3 que es positivo en el cáncer de páncreas y que el medicamento «proporciona una gran esperanza para los pacientes» en la etapa avanzada del cáncer. «Este medicamento ha demostrado eficacia y una tremenda respuesta realmente fenomenal en esta población de pacientes», dijo.

BRCA1 y BRCA2 son genes humanos que producen proteínas responsables de reparar el ADN dañado y desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la estabilidad genética de las células.

Cuando cualquiera de estos genes está mutado o alterado, de forma tal que su producto proteico no se fabrica o no funciona correctamente, el daño al ADN puede no repararse adecuadamente y las células se vuelven inestables.

Como resultado, es más probable que las células desarrollen alteraciones genéticas adicionales que pueden conducir al cáncer. Un número significativo de judíos ashkenazis (de origen europeo) en todo el mundo son portadores de los genes BRCA 1 y 2.

Fuente: Unidos por Israel

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad

error: ¿Preguntas info@altar7.com?