Menu

De turismo por los altos del Golán

La meseta de los altos del Golán se ubica en la frontera entre Israel, Siria, Líbano y Jordania, y abarca unos 1.800 kilómetros cuadrados, en su mayor parte bajo ocupación militar de Israel desde 1967, tras la guerra de los Seis Días. Años después, en 1981, el Parlamento israelí aprobó su anexión, pero esta acción fue declarada nula y sin validez por Naciones Unidas.

Siria e Israel siguen técnicamente en guerra, aunque en la línea de separación se ha mantenido una relativa calma hasta hoy, aquídrusos e israelíes conviven en cierta armonía, aunque todavía quedan evidencias del conflicto: ruinas de antiguos cuarteles y búnkeres abandonados en el monte Bental, que además se puede visitar sin problemas, incluso hay una cafetería, Coffee Annan, con vistas sobre la meseta del Golán y la ciudad siria de Quneitra.

Los altos del Golán se encuentran al este del mar de Galilea, y son una zona sorprendentemente hermosa llena de historia, cultura y de paisajes espectaculares: montañas, parques y viñedos, algunas de sus bodegas poseen los mejores vinos del mundo, es un buen lugar para realizar catas de vinos y recorrer los campos de vid.

Y también se pueden realizar abundantes actividades al aire libre: rafting, trekking, barranquismo, ciclismo e incluso hay una pista de esquí en el monte Hermon, que también tiene actividades en verano con excursiones organizadas en jeep, bicicletas o a caballo.

Muy cerca, se encuentra la espectacular fortaleza de Nimrod, se cree que fue construida aproximadamente en el año 1229 por al-Aziz Utman, para prevenir el ataque de los cruzados contra Damasco. Se la llamó Qala’at al-Subeiba, (castillo del gran precipicio en árabe). Los restos se conservan muy bien.

A sus pies se encuentra la cascada de Sa’ar, y más adelante la Reserva Natural de Banias donde se conservan las ruinas de la antigua ciudad de Pan (quedan varios templos edificios y una gruta sagrada). Además se puede ver la cascada de Banias, la más grande de Israel con diez metros de caída, a la que se accede a través de varios senderos marcados.

Durante el camino también pueden verse lugares de interés como una fuente termal, un antiguo puente romano, un molino de harina aún en funcionamiento y una antigua sinagoga.

Otras atracciones del la región incluyen las aguas termales Hammat Gader, situadas en la frontera con Siria y Jordania, han sido utilizadas por el hombre durante miles de años por sus beneficios terapéuticos. Se trata de un complejo muy moderno con varias piscinas de distintas temperaturas, hay restaurantes, un hotel, y tratamientos corporales y de bienestar.

A pocos kilómetros se encuentra la ciudad de Tiberíades, una de las cuatro ciudades santas de los judíos, las otras tres son Jerusalén, Hebrón y Safed. La ciudad vieja conserva varios lugares históricos y bíblicos interesantes, como la fortaleza de Daher El-Amar construida en del siglo XVIII, un baño ritual judío, los restos de basalto negro de las murallas y la iglesia de San Pedro. También puede visitarse el parque arqueológico Berko, un complejo que conserva las ruinas de la época en que la ciudad fue gobernada por el imperio romano.

Y en Katzrin es posible ver un pueblo judío excavado, de las épocas mishná y talmúdica, en la que se incluye una sinagoga que data del siglo VI. Para terminar el recorrido, nada mejor que un baño en unaplaya del mar de Galilea.

Fuente: Unidos por Israel

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad

error: ¿Preguntas info@altar7.com?