Cómo fortalecer la fe en medio de las pruebas

Fe

Para los cristianos, la fe es un elemento clave en medio de las pruebas. La Biblia nos menciona que pasaremos por pruebas a lo largo de nuestra vida, pero si mantenemos nuestra fe y confianza en Dios veremos su mano obrar. En estos tiempos de tribulación, es común sentirse sin fuerzas para seguir, sin embargo estas pruebas presentan una oportunidad para ver la gracia, el poder y la misericordia de Dios.

Hay muchas maneras de fortalecer nuestra fe en medio de las pruebas, la Biblia nos menciona algunas de estas:

 1.- Ora y medita en la Palabra:

La oración y la meditación en la Palabra de Dios son prácticas fundamentales para fortalecer la fe. La Biblia nos enseña en Filipenses 4:6-7 (NVI): “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Esto nos recuerda que la oración constante y leer la Palabra de Dios puede traer una profunda paz en medio de las pruebas. La oración tiene el poder de llenarnos de calma y confiar en un Dios Todopoderoso.

2.-  Recuerda la fe pasada:

Reflexionar sobre esos momentos pasados en los que tu fe en el Señor te ha sostenido en tiempos difíciles, recuerda en como Dios te ha sanado, levantado, ayudado. Esto puede ser un recordatorio poderoso para seguir adelante, pues el que lo hizo una vez, lo puede hacer otra vez. El Salmo 77:11 (NVI) dice, “Me acordaré de las obras del Señor; sí, recordaré tus maravillas antiguas”.

3.- Apóyate en tu iglesia:

La iglesia es un lugar donde puedes encontrar apoyo emocional y espiritual. Hebreos 10:24-25 (NVI) nos exhorta, “Considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos”. Encontrar aliento y apoyo en otros creyentes puede ser esencial en momentos de prueba, es hermoso ver como a través de nuestros hermanos en Cristo podemos encontrar fortaleza, ya sea con sus palabras, una oración, una visita. El cuerpo de Cristo está para ayudarse mutuamente, así que no dudes en unirte a grupos de oración y manifestar tu necesidad.

4.- Lectura de la Biblia:

El acto de profundizar en los textos sagrados es una fuente infinita de consuelo y conocimiento. 2 Timoteo 3:16-17 (NVI) declara, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Leer detenidamente las Escrituras puede otorgarte orientación y comprensión mientras atraviesas tribulaciones, por tanto no dudes de acudir a ellas y de recordar las promesas eternas de Dios.

5.- Ejercita la Paciencia:

La paciencia es una virtud en la vida espiritual. Santiago 1:2-4 (NVI) nos anima: “Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentar diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a cabo su obra hasta el final, para que sean perfectos y cabales, sin que les falte nada”. Al comprender que las pruebas son oportunidades para el crecimiento espiritual puede ayudarte a mantener la fe en tiempos difíciles.

6.- Descubre el propósito divino:

A menudo, las pruebas tienen un propósito especial en el plan de Dios. En medio de cualquier prueba que nos toque atravesar el Señor lo permite porque sabe que a través de esa situación su plan obrará para bien, aunque no lo entendamos. Jeremías 29:11 (NVI) afirma: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para vosotros —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. Al confiar que Dios tiene un plan y un propósito para tus pruebas puede fortalecer tu fe.

Por Rossmary Valladares

www.instagram.com/altar7

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad