Menu

Científicos israelíes encuentran que las flores pueden oír a los insectos

Una investigación israelí encontró que las flores de onagra, expuestas a los sonidos de las alas de las abejas y las polillas, distribuyen el polen de las flores y aumentan la concentración de azúcar en su néctar en solo tres minutos.

El periódico en idioma hebreo Haaretz informó el domingo que los investigadores dicen que el descubrimiento podría tener un impacto en la comprensión de la evolución de las flores y los insectos. Estudios recientes han demostrado cómo las plantas responden a la luz (sentido de la vista), estimulación mecánica (sentido del tacto) y sustancias químicas que se evaporan en el aire (sentido del olfato).

El último estudio realizado por científicos de la Universidad de Tel Aviv en el centro de Israel presenta una respuesta rápida de las plantas al sonido. El estudio también muestra que la reacción de las plantas depende de la frecuencia de los sonidos de zumbido. Cuando se expusieron a sonidos a una frecuencia más alta que los de los polinizadores, no se encontró ningún aumento en la concentración de azúcar en el néctar.

Debido a que la producción de néctar es una actividad que requiere energía, las plantas pueden invertir sus recursos con precisión y concentrarse en los tiempos de actividad del polen. Como resultado, los polinizadores recibirán más recompensa por unidad de tiempo que invierten en una flor.

Este descubrimiento también puede tener implicaciones adicionales, incluida la influencia en la evolución de las plantas y los insectos. Según los investigadores, el desarrollo de la forma de la flor también puede verse influido por factores que afectan la capacidad auditiva de las plantas.

Los hallazgos sugieren que las plantas también se ven afectadas por otros sonidos, incluidos los producidos por humanos, que pueden dañar la capacidad de las flores y las abejas para comunicarse. El estudio muestra que los sonidos polinizadores y sintéticos a frecuencias similares causan la vibración de los pétalos y provocan una respuesta rápida, un aumento en la concentración de azúcar en el néctar.

En uno de sus experimentos, los investigadores envolvieron las flores en un vidrio sin sonido y luego expusieron la planta a los sonidos de los polinizadores. No hubo aumento en la concentración de azúcar en el néctar.

Según los científicos, estudios adicionales pueden revelar que las plantas pueden oír y responder a los herbívoros, otros animales, factores naturales y posiblemente otras plantas.

Fuente: Unidos por Israel

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad

error: ¿Preguntas info@altar7.com?