Menu

Asociación de Evangelios Eslavos reconoció a los héroes anónimos del ministerio

Muchos no saben quiénes son esos héroes anónimos del evangelio, personas que son pieza fundamental en el crecimiento de las iglesias y la expansión del Reino de Dios pero que no figuran, ni destacan públicamente. Se trata de las mujeres; ellas que son madres, hijas, esposas y trabajadoras; tienen distintas ocupaciones y aún así no dejan de manifestar el amor de Jesús.

La Asociación de Evangelios Eslavos (SGA) quiso reconocer la labor de estas mujeres y celebró una conferencia para ayudar a restaurar y renovar los espíritus de las parejas ministeriales en Europa del Este.

Son llamadas héroes anónimos, esposas misioneras que tienen muchas historias de sacrificio y amor para llegar al crecimiento de la iglesia y cumplir con la Gran Comisión: “id y haced discípulos”. Eric Mock, directivo de SGA, dijo que durante muchos años ha observado cómo las mujeres han trabajado arduamente para mantener a la familia y al ministerio de forma simultánea.

“Estas mujeres están criando hijos, cuidan de la iglesia, comparten la Palabra, consuelan a las personas en múltiples aldeas, y también experimentan soledad, dificultad, y prueba, y aún así continúan haciendo múltiples tareas.   Por ejemplo, en Kazajstán, Mock estaba visitando una iglesia donde un misionero de SGA era el pastor. Durante la adoración, la esposa del misionero tocaba el piano con una mano y sostenía a su bebé con la otra”, contó Mock.

Estas familias misioneras constantemente son desarraigadas de sus estilos de vida, se entregan a compartir el Evangelio y hacen grandes sacrificios, por la tal razón la conferencia a los héroes anónimos del ministerio tiene como propósito regalarles a las familia un tiempo a solas, de descanso y restauración.

Sacrificio y amor

Una pareja se había mudado a Siberia en el invierno, y el pastor estaba plantando una iglesia en una aldea, pero también ministrando a otras cinco aldeas. El pastor predicaría en su iglesia el domingo por la mañana. Su esposa le empacaría una maleta el domingo por la tarde, y el domingo por la noche, se iría a las otras aldeas.

La esposa, “a los 20 años, cuidaría al bebé y la casa cuando el clima era sustancialmente bajo cero y cuidaría todo con la soledad de estar en un país extranjero”. El pastor volvería el viernes por la noche. Él y su esposa pasarían un día juntos y luego, el ciclo se repetiría, sucedió durante cuatro años y “se acercaron más, fue posible para él plantar múltiples iglesias, y para que su familia crezca, su relación se fortaleció  debido a la firmeza de una madre muy joven.”

Compartiendo el evangelio

Según SGA el trabajo es conectar a los cristianos norteamericanos, con misioneros individuales que plantan iglesias, y ayudan a enviarlos a vivir, trabajar y anunciar el Evangelio. También realizan una labor de preparación de fieles pastores, maestros, líderes juveniles y trabajadores infantiles para la vida del ministerio. SGA está ayudando a satisfacer esta gran necesidad de la iglesia de hoy y de mañana patrocinando seminarios evangélicos en Ucrania, Rusia, Bielorrusia y Kazajstán.

Por Andreina Fersaca

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad

error: ¿Preguntas info@altar7.com?