Menu

5 ingredientes para tener fe

fe

La fe, palabra pequeña que mueve muchas cosas en nuestra vida. La Palabra nos enseña de la fe como un elemento que nos da certeza de lo que vendrá por medio de las promesas dadas por el Padre a través de la Palabra. Conoce a través de este devocional 5 ingredientes para tener fe, aún en medio de tiempos de desafíos y dificultades:

1.- No te dejarás vencer por el temor

No hay duda de que en ciertos casos sentir temor es provechoso. Puede motivarnos a buscar protección o a actuar con prudencia. No obstante, el temor constante o intenso no beneficia, sino que perjudica, y si hablamos de ello constantemente se puede hacer una rutina, ya que las palabras que salen de nuestra boca poco a poco lo vamos haciendo también un estilo de vida. Es inevitable no sentir temor en ciertos momentos, pero no dejes que ésta se ancle en tu corazón. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. 2 Timoteo 1:1

2.- No dirás soy débil

Muchas veces nos sentimos débiles y sin fuerzas para afrontar las situaciones cotidianas de la vida. Sin embargo, con Cristo somos más que vencedores y está siempre dispuesto a ayudarnos cuando acudimos a ÉL. “Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy”. Joel 3: 10

3.- No hablarás de incapacidad

Si bien es cierto que somos seres humanos con capacidades y limitaciones, no podemos enfocarnos solo en aquello que no podemos hacer. Cada uno fue dotado de dones y talentos con los que podemos servir y ayudar a otros. ¿Sientes que algo no te sale bien? Revisa dentro de ti y verás todas las cosas que sí puedes hacer y darlas a conocer. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

4.- No te preocuparas por nada

¿Alguna vez has visto que la preocupación resuelva algo? ¿Verdad que no? La preocupación solo nos llena de duda y temores, nos nubla la mente. Así que, antes de preocuparte recurre al Padre en medio de alguna situación difícil, en Él podemos hallar pronto auxilio a todas nuestras tribulaciones, no hay nada que escape del control del Señor. “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6-7

5.- No te preocuparas por el futuro     

Muchas veces nos inquieta lo que pueda ocurrir en el futuro. Es natural preocuparse por nuestras necesidades y por el bienestar de las personas que queremos, pero cuando Jesús dijo: “No se inquieten”, se refería a no tener una preocupación desmedida, al grado de que el excesivo temor por el mañana nos robe la alegría de vivir.

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”. Mateo 6:31-34

Por Rossmary Valladares

www.instagram.com/altar7

¿Qué piensas de esta nota?


Publicidad