Menu

Un tramo de la carretera No. 2 de Puerto Rico llevará el nombre del evangelista «Yiye» Ávila

Un-tramo-de-la-carretera-No.-2-de-Puerto-Rico-llevará-el-nombre-del-evangelista-«Yiye»-Ávila

El voto unánime de los integrantes del Senado de la Nación de Puerto Rico, aprobó el Proyecto 1297 de esta Cámara. El mencionado Proyecto, cuya autoría es del presidente cameral Jaime R. Perelló Borrás y del representante César Hernández Alfonzo, establece que: “El tramo de la carretera Nº 2 que une Hatillo y Aguadilla, una vez que esté convertido en Ley, será conocida como carretera José Joaquín «Yiye» Ávila”.

Uno de los autores de la iniciativa, Hernández Alfonzo, se refirió sobre la aprobación del Proyecto y dijo: “Agradezco a ambas delegaciones del Senado por haber aprobado nuestra medida. Esta es una forma de honrar a Yiye, como todos cariñosamente lo conocimos, al nombrar este tramo de la carretera Nº 2 con su nombre. Yiye dedicó su vida a servir a los demás; a llevar el mensaje de paz y de amor entre nosotros, los seres humanos; por todo esto él es digno de ser homenajeado y reconocido”.

José Joaquín “Yiye” Ávila fue un cristiano que se conoció alrededor de toda Hispanoamérica como evangelista y predicador. Esto fue posible a través de su ministerio cristiano y de su incansable tarea de llevar la palabra de Dios a todos los rincones posibles del mundo hispano hablante. “Yiye” nació el 12 de septiembre de 1925 y falleció el 28 de junio de 2013.

También Ávila se desempeñó como maestro en las materias de Química y Biología durante 21 años. Además, se destacó como deportista y jugador de béisbol en su Camuy natal. Otro de sus logros deportivos fue competir como fisiculturista y obtener títulos en este deporte a niveles nacional e internacional al participar en certámenes en Puerto Rico y los Estados Unidos.

Fue a principios de los años 60 cuando José Joaquín “Yiye” Ávila fundó su ministerio en Puerto Rico, y desde sus inicios en su carrera como evangelista llevó La Palabra de Dios a los campos de la isla. En 1962 llevó su mensaje a la vecina isla de República Dominicana. Para 1967, se separó de sus tareas como educador para dedicar todo su tiempo al evangelio. Su prédica se extendió a Estados Unidos y Latinoamérica.

Fuente: Gaceta Cristiana.


Publicidad