Menu

Todo el mundo ama a Israel

todo-el-mundo-ama-a-israel

Antiguamente países neutrales u hostiles de todo el mundo, incluidos Arabia Saudita y China, ahora buscan ansiosamente al estado judío. ¿Qué está pasando? Si mi título parece contraintuitivo, admitamos desde el principio: no todo el mundo ama a Israel ahora.

Todavía hay una Autoridad Palestina que anima activamente a los palestinos a asesinar israelíes; todavía hay un Irán que periódicamente amenaza con terminar el Holocausto; todavía hay un movimiento de boicot a Israel muy activo en Europa y en los campus universitarios estadounidenses. Y todavía hay y siempre las Naciones Unidas, con su historial sin precedentes de medio siglo de hostilidad hacia Israel y una lista desproporcionada de resoluciones permanentes dirigidas al Estado judío.

israel

En cuanto a Estados Unidos, las relaciones del actual presidente con Israel y su primer ministro Benjamin Netanyahu han sido todo menos amorosas. Barack Obama ha considerado al Estado judío casi exclusivamente como un lamentable remanente de la época del colonialismo europeo y un ocupante de tierras apropiadamente pertenecientes a la asediada y oprimida población árabe palestina. A pesar de que el presidente se jacta de que “Israel cuenta con su apoyo”, y a pesar de la reciente renovación de la ayuda militar (aunque con un aire de frío arrepentimiento), ha insinuado en el pasado que obligaría a Israel a volver a su estado anterior a las fronteras de 1967, y muchos israelíes temen que un pícaro Obama se sienta libre de tomar medidas unilaterales contra ellos.

No sólo el anti-Israelismo sino el antisemitismo está en aumento. Para los judíos europeos en general, el ambiente circundante de hostilidad, a menudo instigado por los musulmanes pero tolerado o excusado por las élites, parece empeorar año tras año. Jacques Canet, presidente de la sinagoga de La Victoire en París, reporta que la comunidad judía de Francia, que sigue siendo la tercera más grande del mundo, aunque disminuye rápidamente, se siente amenazada hasta el punto de que “los judíos de París, Marsella, Toulouse y Sarcelles sienten que no pueden llevar kipá fuera de sus hogares ni enviar a sus hijos a las escuelas públicas. El número de judíos franceses que emigran anualmente a Israel ha aumentado constantemente de 1.900 en 2011 a casi 8.000 en 2015, sin fin a la vista; otro miles se están dirigiendo a otros sitios. No menos sombrío es el cuadro en el Reino Unido, donde el Partido Laborista, en la frase de Douglas Murray, “el partido de Clement Atlee, Harold Wilson y Tony Blair” ha sido tomado por “fuerzas alineadas con un antisemitismo brutal”.

Los ejemplos se multiplican. En definitiva, podemos admitir que en muchos lugares, una mentalidad anti-Israel y antijudía sigue siendo una presencia palpable en la escena política y social. Pero también hay buenas noticias: en otros lugares, y no en rincones oscuros, sino en las capitales mundiales, está en marcha una transformación de actitudes. Lejos de ser el paria de Oriente Medio, Israel se está convirtiendo rápidamente en el niño de oro de la región, cortejado y acariciado incluso por algunos de sus vecinos más importantes y una vez los más implacablemente hostiles. El cambio ciertamente se ha registrado en Israel mismo, pero hasta ahora ha sido ignorado por los medios occidentales.

Panorama of Jerusalem old city. Israel

Panorama of Jerusalem old city. Israel

Hace más de tres años, en una columna titulada “Por qué Israel gobernará el Nuevo Oriente Medio”, escribí estas frases:

Israel… Está configurado para dominar la región como nunca antes… De hecho, en lugar de conspirar contra la destrucción de Israel, sus vecinos árabes podrían encontrarse cortejando el favor de Tel Aviv de la forma en que Estados Unidos y Europa cortejaron a la OPEP en los años setenta y ochenta.

En ese momento, pensaba en primer lugar en las implicaciones de los recursos de energía costa afuera recién descubiertos de Israel (de los que hablo más adelante). Efectivamente, esos recursos, uno de los descubrimientos más significativos de las últimas décadas, juegan un papel importante en la nueva visión de Israel, especialmente por parte de sus vecinos del Mediterráneo oriental.

Pero eso no es todo. Tal vez lo más sorprendente es que el cambio de actitud tiene poco o nada que ver con cambios en la política israelí en relación con el único asunto que se considera primordial en el juicio mundial del Estado judío: sus relaciones con los palestinos. Las posiciones de Netanyahu sobre el “proceso de paz” israelí-palestino, los asentamientos israelíes en los territorios, el estado palestino y Gaza, sin mencionar sus críticas francas al acuerdo nuclear de Obama con Irán, podrían haber parecido encaminadas precisamente a inflamar y aplacar a la opinión internacional. Sin embargo, es bajo su hábil dominio en el cargo que el cambio en favor de su país se ha acelerado.

El hecho es que este cambio tiene poco o nada que ver con políticas particulares de Israel. Es mucho más una función de cómo otros estados ahora calculan la utilidad, si no el valor positivo, de las buenas relaciones con Israel, ya sea un Israel dominado por el Likud o por cualquier otro partido. Esos otros estados incluyen no sólo los vecinos regionales, sino también países tan lejanos como China, Japón y las naciones de Europa del Este. En pocas palabras, sus actitudes se basan en una reevaluación importante de lo que Israel representa como nación y lo que su existencia y supervivencia significan para las perspectivas futuras de otras naciones y regiones.

israel-3

Un buen lugar para empezar a trazar el mapa del cambio es en Arabia Saudita.

  1. Oriente Medio

“Oh Dios, ayudad a nuestros débiles hermanos en Palestina a ganar la victoria sobre los judíos usurpadores. Oh Dios, destruye a los judíos, que han ido demasiado lejos en su tiranía, corrupción y agresión. Oh Dios, sacude el suelo debajo de ellos, infunde temor en sus corazones, y hazlos una presa para los musulmanes”.

Esta fue la oración ofrecida por Shaykh Salah al Budayr y transmitida por la televisión saudita desde la mezquita sagrada en Medina el 28 de junio de 2002. En ese momento, tales puntos de vista de Israel eran típicos en los medios de comunicación saudí, como era, de hecho: La acusación de que los judíos asesinan a los no judíos con el fin de hacer uso de su sangre en la cocción de matzot de Pascua. “Quisiera aclarar que los judíos que derraman sangre humana para preparar pasteles para sus vacaciones es un hecho bien establecido, histórica y legalmente”, escribió el Dr. Umayma Ahmad al-Jalahma de la Universidad King Faysal en marzo de 2002, refiriéndose en este caso a Purim. “Esta fue una de las principales razones de la persecución y el exilio que fueron su suerte en Europa y Asia en varias ocasiones”.

Tal retórica, aunque todavía puede persistir en algunas madrasas financiadas por Arabia Saudita, ya casi han desaparecido de las ondas y medios impresos en Arabia Saudita y otros estados árabes del Golfo. El reino que fue el principal orquestador del boicot árabe de Israel, y que estableció un estándar para el vehemente odio árabe de la “entidad sionista”, ha estado estableciendo una relación más cálida con el estado judío, hasta el punto de que los periodistas han comenzado a describir a los dos países como “los mejores amienemigos”.

La retórica antijudía ha desaparecido de las ondas y de la prensa escrita en Arabia Saudita y en otros estados del Golfo Pérsico.

israel-2

Una razón clave para el cambio ha sido el ascenso amenazador de Irán como fuerza regional y rival de Arabia Saudita. De hecho, la política de Teherán se dirige explícitamente a un derrocamiento chiíta de las potencias sunitas dominantes de la región, entre ellas la principal de Saud. Este intento por la hegemonía ha impulsado constantemente a Arabia Saudita y a los otros estados del Golfo a acercarse a Israel, un proceso intensificado por la indulgencia estudiada por el gobierno de Obama de la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán, sin tener en cuenta a los aliados sunníes. En estos días, la importancia del papel de Israel como socio estratégico y de inteligencia se intensifica en los medios de comunicación estatales del reino e incluso se ha filtrado al saudita promedio. (Una encuesta reciente encontró que sólo una minoría ve a Israel como una amenaza importante).

En una entrevista realizada en 2009, un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel dijo que cuando se trata de influenciar la opinión estadounidense y la política estadounidense, los países del Golfo “creen que Israel puede hacer magia”. Sin embargo, la relación con Israel ha seguido profundizándose y ampliándose, y la idea de que, en la próxima era de Obama, Israel puede ayudar a los Estados Unidos a reengancharse en Oriente Medio no se ha desvanecido.

Por supuesto, la precaución siempre es aconsejable. Para los saudíes y los demás, la posición anti-Israel por defecto tiene una forma de asomar ocasionalmente su cabeza. En 2014, durante la campaña defensiva de Israel en Gaza, el embajador del reino en Washington condenó las acciones de las FDI como “crímenes contra la humanidad”. Además, el boicot comercial de Israel de hace siete décadas sigue vigente y según los funcionarios de Riad no desaparecerá en el corto plazo. Sin embargo, la retórica anti-Israel hoy parece un producto más de reflejo que de convicción, y hay indicios de que el régimen está preparando al público saudí para una cooperación aún mayor con el Estado judío. Dado el papel de liderazgo de Arabia Saudita tanto en el Golfo como como protector de los sitios sagrados islámicos, hay razones para pensar que, al menos por ahora, adonde vaya, otros lo seguirán.

Esto nos lleva desde el principal estado suní en el mundo árabe hasta Turquía, el principal estado sunita en el mundo no árabe y, en 1949, el primer país musulmán en reconocer a Israel. Tanto para Israel como para Turquía, la cooperación estratégica y militar fue durante mucho tiempo una prioridad clave para la política exterior, hasta la llegada de Recep Tayyip Erdogan como primer ministro de Turquía en 2003 y su presidente desde 2014. Una intervención israelí en Gaza en 2008-9 y un encuentro en 2010 entre las fuerzas israelíes y los activistas turcos en un barco que intentaba romper el bloqueo de Gaza proporcionó pretextos para que Erdogan lanzara ataques verbales virulentos contra el Estado judío y, después de este último incidente, romper relaciones diplomáticas. Descartando las acusaciones de que Hamas es una organización terrorista, Erdogan procedió a dar refugio a sus operativos, así como a algunas de las figuras más extremas de la Hermandad Musulmana – medidas que le ganaron elogios fundamentalistas tanto en el país como en el extranjero, más visiblemente en el Irán chiíta.

israel-1

Luego vino el estallido de la guerra civil siria, que eventualmente se derramó sobre las fronteras de Turquía y amenazó con envolverla. Las propuestas de Erdogan hacia Irán, que habían arrojado su apoyo detrás del sirio Bashar Assad. A medida que el surgimiento del Estado Islámico (IS) se convirtió en otra amenaza geopolítica seria -mucho más grave que el espectro de los israelíes que supuestamente golpeaban a “nuestros hermanos palestinos”, también fueron las fulminaciones islamistas de Erdogan. Del mismo modo, centrándose el presidente turco en la necesidad de nuevos socios estaba la retirada del gobierno de Obama de la participación en las relaciones de poder de Oriente Medio.

En la primavera pasada, se empezó a hablar de normalizar las relaciones con Israel, algo casi inconcebible hace dos o tres años. Hasta ahora, el fracasado golpe de julio contra Erdogan no ha hecho nada para romper el movimiento hacia ese objetivo; Por el contrario, como un alto asesor aseguró a la televisión israelí, “tal vez acelerará el proceso de normalización. . . . Sentimos que Israel siempre nos ha ayudado en reunir inteligencia. Necesitamos eso en nuestra lucha contra [IS]. Necesitamos eso para poner orden en Siria”.

Quizás. Pero Turquía tiene otro interés más material en adular a Israel -como los otros vecinos de Israel del Mediterráneo oriental. El tamaño y alcance de los recursos naturales de gas natural de Israel -especialmente el campo Tamar (10 billones de pies cúbicos) descubierto en 2009 y el campo Leviatán (22 billones de pies cúbicos, hasta la fecha uno de los mayores descubrimientos de gas en mar abierto) descubiertos en 2010 – han escalonado la imaginación a través del Mediterráneo oriental y más allá.

 Fuente: EnlaceJudio.

 


Publicidad