Menu

‘Silencio’, la nueva película de Martin Scorsese sobre los cristianos perseguidos en Japón

‘Silencio’,-la-nueva-película-de-Martin-Scorsese-sobre-los-cristianos-perseguidos-en-Japón

Tras un accidentado rodaje, el director de formación católica, presentará en diciembre el drama de dos jóvenes jesuitas que viajan a Japón en busca de un misionero que ha perdido su fe después de sufrir innumerables torturas.

El director de cine Martin Scorsese por fin estrenará en diciembre su esperada película Silencio. Una cinta que está en la mente del cineasta desde 2004 y que contará el drama de los cristianos perseguidos en el Japón de los samurais.

Scorsese, de formación católica, explica que la historia estará protagonizada por Liam Neeson, Adam Driver y Andrew Garfield, y tratará de dos jóvenes jesuitas que viajan a Japón en busca de un misionero que ha perdido su fe después de sufrir innumerables torturas. Allí vivirán la experiencia de la persecución.

La cinta, producida por Paramount, ha vivido un rodaje muy accidentado durante las 14 semanas de grabación en Taiwán. Según cuenta Religión en Libertad, en enero del 2015, un techo se derrumbó causando la muerte de un empleado e hiriendo a otros tres.

El director, ha basado el guión de su película en la novela Silencio del escritor católico japonés Shusaku Endo (1923-1997). Una historia que se ambienta en el Japón de los siglos XVI y XVII, y que se centra principalmente en el choque de mentalidades entre la espiritualidad de los jesuitas españoles y portugueses y el pragmatismo materialista de los japoneses.

El autor escribió esta novela tras años de estudiar la literatura cristiana francesa y a autores como Paul Claudel o Emmanuel Mounier.

La persecución de cristianos en Japón

La primeras persecuciones de conversos japoneses se dieron a nivel local, provocada principalmente por los protestantes ingleses y holandeses, por el clero budista y la nobleza. Los ataques se produjeron hasta 1873, llegándose a expandir por todo el imperio.

La novela cuenta como los jesuitas comienzan a predicar en el país bajo el acoso de las autoridades. La persecución hizo plantearse a los religiosos y al padre Sebastián Rodríguez, enviado a Japón para consolar a los allí que se encontraban y juzgar a un sacerdote apóstata, si realmente valía la pena sufrir tantas desgracias, incluso quién es verdaderamente Jesús y el papel de Dios.

La persecución causó 1.000 mártires directos, y muchos miles de cristianos laicos murieron a causa de las enfermedades

Los misioneros católicos llegaron a Japón en 1549 y aunque, en un principio la fe cristiana no parecía calar en la comunidad nipona, finalmente se estableció en el país. En 1600 ya había 95 jesuitas extranjeros en el país (57 portugueses, 20 españoles, 18 italianos) y al menos 70 jesuitas nativos de Japón.

El auge del cristianismo provocó que en 1614 comenzará una persecución sistemática contra los cristianos y se prohibiera que los sacerdotes siguieran su predicación. A partir de este momento, el cristianismo se volvió clandestino y según los historiadores, al menos 18 jesuitas, 7 franciscanos, 7 dominicos, 1 agustino, 5 sacerdotes seculares y un número desconocido de jesuitas nativos, fueron descubiertos y ejecutados.

La persecución causó 1.000 mártires directos, y muchos miles de cristianos laicos murieron a causa de las enfermedades y de la pobreza al serles confiscados sus bienes.

Durante 240 años Japón permaneció cerrado al mundo y aunque algunas comunidades intentaron mantener el cristianismo sin contacto con el exterior y sin sacerdotes, el número de católicos disminuía y se iban alejando del cristianismo.

Fuente: http://www.actuall.com/


Publicidad