Menu

Iglesias en China experimentan un avivamiento

iglesias-en-China

Un avivamiento cristiano sin precedente está ocurriendo en distintas partes de China. Lo particular de la historia es cómo Dios se mueve dentro de un gobierno que controla las iglesias.

Es jueves por la noche en la provincia de Fujian, al sureste de China. Decenas de hombres y mujeres danzan, ondean banderas, usan shofares, cantan y adoran a Dios. Usted podría pensar que lo que sucede allí es un culto carismático en América, pero no. Es en la China comunista y oficialmente atea.

Y lo que Duan Huilai describe como notable sobre esta escena, es que ocurre en una iglesia oficial controlada por el Gobierno. “Cambios dramáticos están ocurriendo. Dios se mueve de forma poderosa dentro de esta iglesia”, dice Huilai.

Duan y su esposa han sido testigos de este mover. Ambos son evangelistas y han recorrido China, por varios años, registrando el mover del Espíritu Santo entre las iglesias oficiales.

“Lo más increíble es que el Señor está levantando personas que aman a Dios en estas iglesias. Hay muchos hermanos y hermanas que aman profundamente a Dios y desean servirle”, comenta Huilai.

El pastor Huilai dice que lo que ocurre hoy en Pekín y en otras partes de China se relaciona al poderoso mover de Dios entre las iglesias oficiales y eso es impresionante, si se toma en cuenta cómo estuvo la Iglesia durante los últimos 30 años.

Este predicador explica cómo era la Iglesia oficial hace 30 años. “Cada sermón que daba el pastor debía ser aprobado por el Gobierno. Los jóvenes no podían asistir a las iglesias, solo adultos mayores y en su mayoría, mujeres. Predicar sobre el poder del Espíritu Santo era prohibido y no podía mencionarse el fin de los tiempos o el arrepentimiento”.

Temas de sanidad, milagros, señales y prodigios ni se mencionaban. Sin embargo, Huilai dice que hoy en día si se pueden citar, porque la gente ya los acepta.

Existen dos tipos de iglesia en China: registradas y no registradas. Las registradas son aprobadas por el Gobierno.

Las no registradas, a veces llamadas casas iglesias o iglesias subterráneas, operan fuera del control gubernamental y por décadas han enfrentado persecución intensa. Y con esa persecución llegó un tremendo crecimiento.

Pero, las iglesias oficiales nunca habían visto ese tipo de crecimiento… hasta ahora. “Ahora hay grandes avivamientos ocurriendo en las iglesias oficiales”, indica el Dr. Zhao Xiao.

Xiao es uno de los expertos del Cristianismo en China, pero antes fue miembro del Partido Comunista y fue ateo, hasta que leyó la Biblia.

Él habla sobre cómo se aprecia el avivamiento.

“Si va a la iglesia en Haidián se encontrará con una fila de más de 100 metros para entrar y adorar. ¡En Shénzhen hay un promedio de 500 personas siendo bautizadas cada domingo!”.

Hace 30 o 40 años atrás el gobierno chino dictó que los jóvenes menores de 18 años no podían asistir a estas iglesias. Muchos se preguntan sobre si ¿eso sigue así o ahora asisten muchos jóvenes? Xiao responde esta incógnita…

“Sí, sí, muchos más jóvenes. Hay un porcentaje grande de ellos en las iglesias ahora. Muchos creyentes jóvenes, varones, profesionales, celebridades, en especial en las grandes ciudades. Muy diferente a cuando eran solo los ancianos que asistían”.

De vuelta a la reunión del jueves por la noche en Fujian… La gente se ha reunido para un evento de cuatro días llamado “Campamento de Amor”. “El Campamento de Amor busca ayudar al creyente a crecer en su fe y acercarse más a Dios”, comenta el pastor Sun Rengui.

El pastor Rengui dirige el campamento y dice que la idea le vino hace 12 años cuando el Espíritu Santo vino sobre él, mientras predicaba en la iglesia oficial que pastorea.

“Estábamos en medio del servicio cuando de pronto todos sintieron caer la unción del Espíritu Santo. Algunos no podían pararse derecho, otros cayeron, algunos estaban mareados o con nauseas. Cuando empezó la adoración la gente empezó a llorar. Durante el culto algunos fueron sanados. Vi demonios ser sacados de algunos cuerpos”, relata Rengui.

El pastor Rengui dice que su iglesia no había vivido algo así antes.

“Vimos algo sin precedentes. No teníamos entrenamiento teológico para el mover del Espíritu Santo. Esto era completamente nuevo para nosotros”. Rápidamente se corrió la voz.

“Fuimos una de las primeras iglesias en experimentarlo en la zona. Pronto, líderes de otras iglesias llegaron a buscar el Espíritu Santo. Después, empezaron a testificar este mover del Espíritu Santo también”, dice Rengui.

Pero no estuvo exento de polémica. “Las personas dudaban si era verdad, incluso entre el personal de la iglesia. Pero, conforme pasó el tiempo más aceptaron el poder del Espíritu Santo”, comenta Rengui.

12 años después… el pastor Rengui dice que el impacto del mover del Espíritu Santo se ve reflejado en vidas transformadas. “Nuestros grupos pequeños se expanden, más personas vienen a la Iglesia y más personas dejan las cuatro paredes hacia la sociedad para compartir el Evangelio”.

Ellos dirigen dos orfanatos y dos centros de cuidado al adulto mayor. Además, de realizar dos veces al año el Campamento de Amor.

“Tenemos cuatro metas: Evangelizar personas, fortalecer la familia, discipular los creyentes y motivar las otras iglesias oficiales a recibir el poder del Espíritu Santo”, comenta Rengui.

Para el pastor Huilai y su esposa, esto es evidencia que Dios está haciendo algo especial en el país más poblado del mundo.

“Recientemente predicaba en Shandong, Henán y Zhejiang y alrededor de ocho mil personas asistieron. La Navidad pasada, hablé en la iglesia oficial de Yuhuan. Me sorprendió que había doce mil personas. ¡Doce mil!”, asevera.

Ellos, el doctor Xiao y muchos otros dicen sentirse honrados de ayudar a más chinos a entregarle su vida a Jesucristo.

“La cantidad de cristianos en China crece rápidamente. Esto significa que Cristo está empezando a jugar un papel activo en la sociedad china y eso es bueno en muchos aspectos”, concluye Xiao.

Fuente: CBN.


Publicidad