Menu

¿Es bueno o malo que un cristiano escuche música secular? Una respuesta honesta

Es-bueno-o-malo-que-un-cristiano-escuche-música-secular-Una-respuesta-honesta

Responder a esta pregunta es complicado para muchos cristianos ya que es un tema que provoca mucha división.

Está científicamente comprobado que la música puede afectar nuestro estado de ánimo y por lo tanto, nuestra forma de pensar y actuar. Eso no quiere decir que inmediatamente después de que escuches una canción, ésta te lavará el cerebro y comenzarás a hacer lo que dicen sus letras; pero podrían hacer que te inclines poco a poco a aceptar como válida la realidad de la que hablan sus letras. La información que recibe nuestro cerebro le da forma a nuestros puntos de vista.

Ciertos tipos de música ayudan a llevarte a un estado de ánimo positivo. La razón por la que los gimnasios tocan música movida es porque te activa y te produce motivación para entrenar, pero eso no quiere decir que no podrías entrenar sin música, mas la realidad es que casi nadie quiere escuchar música lenta en un gimnasio ni entrenar en silencio total.

¿Cuál es la música que se toca en un partido de fútbol, béisbol o baloncesto? Normalmente no se toca un tema romántico de Julio Iglesias ni algún bolero de los 90. Casi siempre es música movida y que representa victoria, para provocar adrenalina en los jugadores y espectadores. De igual manera, ¿Qué quieres que tenga de fondo el restaurante en una cena romántica de lujo, cuando estás a punto de pedirle a una chica que sea tu novia?, ¿a Calle 13? lo dudo.

La música ayuda a crear la atmósfera deseada y transforma el ambiente. No se puede negar la influencia que produce la música.

Una canción de desamor podría llevarte a un estado de tristeza al recordarte de una relación o situación que te afectó mucho y arruinar completamente tu día. Más fuerte aún es la influencia de la música cuando está acompañada de alcohol o ciertas drogas que al ser consumidas cambian por completo nuestra percepción de la realidad.

¿Qué significa la música secular para el cristiano?

Cuando hablo de música secular, me refiero a la que explícitamente no adora a Dios ni promueve algún mensaje bíblico. Música que no es religiosa ni tiene referencia de historia alguna en la biblia con propósito de enseñanza.

Muchos cristianos, desde el día en que nos convertimos, comenzamos a desechar todos nuestros álbumes seculares. Yo también hice lo mismo y tiré mis discos favoritos. Mas luego me pregunté:

¿Es toda la música secular contraria a Dios? ¿Es toda letra secular inmoral, dañina o promueve lo contrario a los principios cristianos?

Hay canciones que promueven exactamente el amor profundo de un matrimonio que se ama e invitan a cuidar el compromiso mutuo hecho en el altar.

No creo estar pecando si canto la canción de Roberto Carlos: “Yo quiero tener un millón de amigos”. Esta canción promueve la amistad sincera y deseos de hacer el bien al prójimo, algo que los cristianos promovemos. Pero no me gusta escuchar ni cantar temas de adulterio, tampoco canciones que adoren el dinero y la vida loca ya que su mensaje es contrario a lo que la Biblia nos manda a hacer.

Algunos dicen que aunque la letra sea válida el problema es “el espíritu detrás de quien la canta”

Hasta cierto punto puedo estar de acuerdo, pero entonces tendríamos que analizar otras formas de arte y “el espíritu detrás de todos esos artistas”.

Arte secular y entretenimiento

No se trata sólo de la música. Existen muchas expresiones de arte así como entretenimiento secular que también causan emociones y muchas veces con más intensidad que una canción, algunas son:

  • Libros de novelas (muchas novelas son muy entretenidas pero algunas tienen como objetivo venderte una idea).
  • Películas de cine (Hollywood tiene una agenda anticristiana muy marcada).
  • Telenovelas (a veces, con escenas eróticas muy pronunciadas).
  • Obras de teatro (algunas están cargadas de chistes rojos).
  • Series de televisión (muchas contienen escenas de alto erotismo y violencia).
  • Programas de farándula (generalmente incluyen demasiado morbo y chisme).
  • Programas de humor (a veces llenos doble sentido y cierto racismo).

Que conste que yo también voy al cine, veo series de televisión así como leo libros de novelas.

Casi todos los cristianos estaríamos de acuerdo con que “ver a El Chavo del 8 no está mal” porque “es sano y promueve valores positivos”. A mí también me gusta El Chavo. Chespirito fue un artista increíble a quien admiro pero ¿qué me dicen de otros artistas, como los que cantan o tocan llegando a corazones también promoviendo valores positivos con su música?

¿Qué tal escuchar a Pavarotti, jazz o música instrumental? ¿Qué tanto edifica mirar el programa “Mira Quien Baila”, “La Banda”o “Laura Bozzo”? ¿Qué tal si nos regalan una pintura que muestra una playa preciosa pero el pintor era un ateo? ¿Se nos transmitirá “su espíritu” por colgar esa pintura de playa en nuestra sala?

Podrías invitar a un cristiano a una obra de teatro, ópera o concierto sinfónico sin que te cataloguen de impío, pero si te ven en un concierto de Marco Antonio Solís pondría en duda tu testimonio como cristiano.

Con facilidad podrías hablar con otro hermano sobre esa serie famosa en la tele ya sea 24, Breaking Bad o de Pablo Escobar. Podrías regalarle (sin ser rechazado), el último libro de Gabriel García Márquez, pero si le preguntas qué le pareció el último disco de Ricardo Arjona probablemente la respuesta sería que no, porque como cristiano, no escucha música secular.

Condenar solamente la música como ente de influencia en contra del cristiano, sería injusto.

Muchos hermanos podrían condenarte al saber que escuchas a Camila pero si les preguntas cuál es su actor favorito, probablemente te responderían: “Nicolás Cage, Al Pacino, William Levy o Leonardo Dicaprio” aun cuando algunas de sus películas están cargadas de mensajes en contra de lo que predicamos. “Es entretenimiento, no es real, es sólo una película, no tiene nada que ver con mi relación con Dios”, esas son es respuestas comunes pero el actor y el músico son ambos artistas y pueden transmitir el mismo mensaje, uno actúa y el otro canta. ¿Cómo se puede condenar alguien por coleccionar los álbumes de Luis Fonsi si antes uno tiene todas las películas de Tom Cruise?

Tenemos que cuidarnos de toda influencia no sólo de la música, sino de todas las formas de arte que promueven lo contrario a la fe cristiana.

¿Es malo escuchar música secular?

Si analizas la mayoría de la música secular de hoy te darás cuenta de que la letra es contradictoria a nuestros principios bíblicos y no edifica en nada nuestra fe. Muchos de los éxitos actuales exaltan el sexo, violencia, drogas, adulterio y estilos de vida que van muy lejos de lo que predicamos los cristianos. Demasiadas canciones son hechas para motivar a que el oyente comience a beber o deje su cheque completo en el próximo baile.

Música así me aleja del intento diario de someter mi pensamiento a la obediencia a Cristo (2da corintios 10:5).

Esto puede sonar extremo pero supongamos: ¿Cómo te sentirías si la canción favorita de tu hijita fuese: “Me largo con mi novio”? podría ella decirte: “Papá, es una canción y ya”. No sé tú, pero como papá no me gustaría que ella oyera eso. ¿Qué tal si escuchas a tu esposo cantando en el baño el tema “Me gusta tanto la otra”? ¿No le preguntarías por qué rayos le gusta esa canción? ya te veo agarrando el disco y partiéndolo en mil pedazos.

Para concluir: Éste es un tema amplio y puede tener segunda parte.

Creo que debemos analizar el arte en general así como toda fuente de entretenimiento e información para cuidarnos de toda influencia que pretenda alejarnos de nuestro caminar con nuestro creador.

Filipenses 4:8 dice: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Para mí, el propósito principal de la música es adorar a Dios (Salmos: 89:1; 150; 61:1) también usaré la música para ayudar a muchos viviendo tiempos de ansiedad, dolor o depresión recordándoles el amor de Dios. Oro para que Cristo use mis composiciones edificando vidas.

Los israelitas usaron instrumentos musicales para advertir peligro. (Nehemías 4:20) Yo también usaré mis instrumentos para advertir a mi generación del peligro que vive, por eso compongo canciones como “La calle”, “Mi gente”, y “Cada día”,  Si alguna canción o cualquier modo de arte tiene como propósito glorificar algo que se opone a los principios bíblicos que trato de vivir cada día, definitivamente no creo que lo celebre.

Gracias a Dios por levantar una generación de músicos cristianos talentosos que graban desde rap, mariachi y hasta rock con contenido bíblico. Gracias a también aquellos que cada día nos apoyan en lo que hacemos tratando de ganar almas para el reino.

¿Qué piensas tú? ¿Escuchas música secular?

Escrito por Juan Carlos Rodríguez (Tercer Cielo)

Fuente: juancarlosrodriguez.net


Publicidad