Menu

El Proyecto de Jerusalén revela cómo vivían los judíos hace 2.000 años

Más de 1.500 años después de que la vida judía floreciera en la sección Cardo del Barrio Judío de la Ciudad Vieja, las representaciones de antiguos mercados montados sobre mosaicos, el descubrimiento de un arco bizantino y la reconstrucción de una sinagoga bombardeada están respirando nueva vida en la zona históricamente rica.

El Cardo, que se extiende de norte a sur desde la Puerta de Damasco hasta la Calle David, data del siglo VI dC y está representado en el Mapa de Madaba, parte de un mosaico de suelo descubierto en 1884 en una iglesia bizantina en Madaba, Jordania.

El proyecto de embellecimiento celebrará el 50 aniversario de la reunificación de Jerusalén. El esfuerzo se inició hace varios meses, pero sólo se hizo oficialmente público hoy.

La revitalización está siendo encabezada por la Compañía para la Reconstrucción y Desarrollo del Barrio Judío y el Ministerio de Turismo, con la ayuda del Ministro de Asuntos de Jerusalén, Ze’ev Elkin, la Fundación de Jerusalén, la Municipalidad de Jerusalén y la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Pini Refael, director de educación y visitas a la empresa de reconstrucción y desarrollo, señaló que se decidió centrar en la cultura y el arte histórico de la zona. Aparte de una réplica del mapa de Madaba, nueve mosaicos ilustrarán las historias de la gente que vivió y trabajó allí durante tiempos bizantinos.

“Vamos a renovar el Cardo mediante la creación de mosaicos que van a mostrar a la gente cómo era la vida hace 1.500 años”, dijo Refael, hablando cerca de dos mosaicos recientemente terminados. “También vamos a recrear nueve tiendas para ilustrar ese momento”.

Refael dijo que las tiendas coincidirán con mosaicos de joyas antiguas, tejidos, frutas, vegetales, animales y cerámicas que una vez bordearon la antigua calle.

“Todos los mosaicos serán una réplica de este período de la vida”, señaló. “Y las tiendas sólo venderán cosas desde ese momento”.

El proyecto comenzó hace tres meses y está programado para ser completado a mediados de 2017. Los mosaicos presentados en el Cardo, agregó Refael, forman parte de un proyecto mucho más amplio para construir muchos más mosaicos a lo largo del trimestre.

El renombrado artista israelí David Harel estuvo presente hoy por la mañana, junto con el ministro de Vivienda y Construcción, Yoav Galant, para revelar los dos mosaicos completados. Las piezas de colores representan tiendas de tela antigua y frutas y verduras y se basan en las pinturas al óleo de Harel, que meticulosamente investigado la época que se reproduce. Luego presentó las pinturas a artistas de Elon Mossaic, del Kibbutz Elon en el Norte, para reconstruirlas con piedras.

“Estudié toda la investigación académica de esa época y obtuve los detalles exactos”, dijo, señalando que tardaron cinco meses en completar siete de los nueve retratos. “Hago un dibujo, y luego tarda unas seis semanas en completar cada pintura. Luego los traigo a Elon Mosaic. Estoy pintando muchas tiendas diferentes – de especias, joyas y alimentos a la cerámica – todo como lo fue hace 1.500 años”.

Harel continuó: “Estoy muy orgulloso de este proyecto porque es de nuestra historia, y mi trabajo va a vivir por miles de años”.

Galant señaló la importancia histórica de Cardo y añadió que los mosaicos, junto con un arco bizantino recientemente excavado, serán vistos por millones de turistas que caminan por la zona cada año.

“Esta es una gran oportunidad para mostrar a todos los visitantes – turistas, judíos, no israelíes – lo que estaba sucediendo aquí hace 2.000 años; Cómo vivían los judíos, cómo se ganaban la vida en esta zona, y para describir el [antiguo] mercado abierto”.

Galant, ex comandante del Comando Sur de las FDI, habló luego de la reconstrucción de la sinagoga cercana de Tiferet Yisrael, que llamó hace mucho tiempo. La sinagoga está siendo activamente recuperada.

“Debemos asegurarnos de que todos los símbolos judíos -todas las sinagogas, todas las tradiciones judías, y cualquier simbolización de la vida judía en Jerusalén- serán enfatizados y serán más grandes de lo que eran”.

-Es muy sencillo -continuó Galant-. “No podemos permitir que, bajo un Estado israelí libre y democrático – 50 años después de que llegáramos al Barrio Judío al Kotel y Jerusalén – esa destrucción siga siendo una cicatriz en la vida y el prestigio del Barrio Judío”.

Cuando se le preguntó su opinión sobre el voto del UNRWA del mes pasado, ignorando los vínculos judíos con el Monte del Templo, el sitio más sagrado del Judaísmo, Galant expresó su consternación palpable.

“Incluso si repites mil veces una mentira, no es verdad”, dijo. “Condeno este esfuerzo por intentar retorcer la historia por razones políticas. No funcionará – en el lado político, y definitivamente tampoco en el lado histórico”.

Fuente: El Faro – Israel.


Publicidad