Menu

Coalo Zamorano revive su propio clásico, «No podría vivir», en versión acústica

Coalo Zamorano revive su propio clasico, «No podria vivir», en version acustica

coalozamorano-nopodriavivirCoalo Zamorano presenta el primer sencillo de su EP «Sesiones orgánicas», próximo a estrenarse. Es una versión acústica de la canción «No podría vivir», en la que es acompañado en la voz por su hija Lorene. Este tema, compuesto por Coalo Zamorano y dado conocer originalmente en el álbum «Enciende una luz» de Marcos Witt en 1999, toma nuevos vuelos en esta versión grabada en Nashville para su nueva producción. Paralelamente, lanza el primero de una serie de videoclips correspondientes a cada uno de los temas del EP.

Esta versión de «No podría vivir»—grabada casi 20 años después— está instrumentada prácticamente sólo con guitarras acústicas, percusiones y piano, y fue casi por casualidad que Coalo Zamorano incluyera la voz de Lorene, lo que sin embargo probó ser un gran acierto musical. «Ella no la conocía porque ella nació un año antes de que yo la escribiera. Realmente no recuerda esta canción, y cuando se me ocurrió trabajar en esta grabación —el EP— sólo como para probar, por jugar con la guitarra, comencé a tocar ese arreglo y se la enseñé a ella para que la cantara», explica él. «Cuando la cantó la primera vez ahí en la sala, dije: ¡Tengo que grabar esta canción!».

Al grabar este tema, Coalo se percató que era como comenzar a pasar la batuta a una nueva generación: «Se me hace muy interesante como una canción revive pero cantada por una voz de esta generación, con “la onda” de los chavos de hoy». Cabe destacar que Lorene Zamorano no había grabado nada profesionalmente hasta ese momento, si bien su voz quedó registrada en un track del álbum «Niños adorando» y en otro más del ganador del Latin GRAMMY, «Niños adorando 2», ambos producidos por Coalo. «Y eso fue todo, nunca más volvió a grabar un proyecto, hasta ahora, con 19 años de edad y una voz más madura. No es profesional pero tiene una voz y un sonido muy particular, y sé que a su tiempo Dios va a hacer algo muy especial con ella a través de la música», concluye Coalo.

Esta versión de «No podría vivir» anula con mucha efectividad la brecha generacional dentro del mundo cristiano de habla hispana, siendo una canción muy escuchada y disfrutada por la iglesia de finales de la década del 90 y e inicios de un nuevo siglo, ahora en una voz juvenil, muestra cómo grupos de adoración de las iglesias hoy pueden descubrir el potencial de traer canciones de antaño y adaptarlas al formato actual de interpretación en las congregaciones, así como el gran valor de una instrumentación aparentemente simple, que hace más fácil adoptarla por cualquier iglesia, no importando grado de complejidad instrumental o técnica con la que éstas pudieran contar.

«La letra hasta el día de hoy sigue siendo relevante para mí», afirma Coalo Zamorano, «decirle al Señor que no puedo vivir si no está conmigo, que él es el aire que respiro, es simplemente una expresión de mi dependencia de Dios, que desde aquellos años y hasta hoy no ha cambiado».

A poco más de un mes hasta del lanzamiento de «Sesiones orgánicas», Coalo Zamorano se concentra en su trabajo pastoral en Gateway Church, así como en ministrar en congregaciones de diferentes ciudades a las que es invitado. Este pasado fin de semana visitó Colombia, y el próximo viajará a Nueva York, para ministrar en algunas iglesias y acompañar a Miel San Marcos en sus conciertos como invitado especial. Durante septiembre visitará Expolit, en donde cumplirá compromisos de prensa y participará, junto con otros salmistas de CanZion, en una noche especial de alabanza y adoración.

El EP «Sesiones orgánicas» contará con siete tracks que condensan diez temas de la autoría de Coalo Zamorano, y una producción visual de cada canción bajo la dirección de Jessi Pena. Será distribuido internacionalmente por CanZion.

Fuente: CanZion.


Publicidad