Menu

¿Realmente sabemos dónde nació Jesús?

Realmente-sabemos-dónde-nació-Jesús

Durante la Navidad, cristianos de todo el mundo peregrinan a Belén, lugar de nacimiento de Jesucristo. La mayoría visita la Iglesia de la Natividad, considerada como el lugar tradicional donde nació Jesús. Pero dos mil años más tarde, ¿realmente sabemos dónde nació Jesús?

La Iglesia de la Natividad es una de las iglesias más antiguas del mundo. “Este es el sitio donde nació Jesucristo”, dice el profesor Qustandi Shomali de la Universidad de Belén.

“La Iglesia de la Natividad fue construida en el 326 cuando el emperador Constantino decidió declarar al Cristianismo como la religión oficial del Imperio Romano”, agrega Shomali: “Desde entonces, peregrinos de todo el mundo comenzaron a venir a Belén a visitar este lugar. El sitio donde comenzó el Cristianismo”.

Dentro de la iglesia, las columnas originales del siglo 4 aún están de pie. La madre de Constantito, la Reina Helena construyó la iglesia. Pero, ¿por qué la construyó aquí? “Sabemos que la identificación del sitio donde Jesús nació tradicionalmente se remonta a mediados del primer siglo”, explica Shomali.

En el primer siglo, el emperador Adriano destruyó la ciudad de Belén. Tras destruirla, Adriano construyó un templo y plantó una arboleda sobre el sitio donde los peregrinos cristianos iban a dar honor al lugar donde nació Jesús, “cerca de lo que quedó de la casa, que era solamente una cueva, donde la virgen dio a luz al niño”, dice Stephen Pfann de la Universidad de Tierra Santa. “La gente recordaba esto. Incluso 15 años después ya la gente iba a visitar el lugar”. “De hecho, este templo en vez de destruir el lugar, lo preservó”, agrega Shomali.

Jerónimo escribió en el 396 D.C.: “Aun entre aquellos ajenos a la fe es sabido que dentro de esa gruta nació aquel que es adorado y glorificado por los Cristianos”.

A través de los siglos, la iglesia misma atravesó una serie de cambios, pero aún es una de las pocas iglesias en la Tierra Santa que nunca fue completamente destruida.

La entrada principal a la Iglesia de la Natividad es llamada “Puerta de la Humillación”, porque es necesario arrodillarse para ingresar. Fue originalmente construida por los Cruzados y luego alterada por los Otomanos para mantener a los hombres montados a caballo afuera de la iglesia.

Mil cuatrocientos años después de que la Reina Helena construyera la iglesia, los peregrinos cristianos aún venían de todo el mundo. Muchos grabaron su viaje personal tanto adentro como afuera de la iglesia. El sitio central yace dentro de la gruta. Muchos creen que es la cueva exacta donde Jesús nació. Una estrella marca la localización exacta.

Muchos bajan apretujadamente por los angostos peldaños. Abajo, los peregrinos tocan la estrella y graban el momento en que vieron el lugar donde nació Jesús. Para muchos, es una profunda experiencia emocional y espiritual.

El padre Pedro Vasko de la Fundación Franciscana de la Tierra Santa dirige peregrinaciones a Belén. Él dice que es especialmente significativo durante la época navideña.

“Creo que es una ocasión maravillosa que los peregrinos se acerquen tanto a la Navidad aquí, que oren en el punto donde Jesús nació y lleven esa oración de vuelta a su propia vida”, asegura Vasko.

Fuente: CBN.


Publicidad